¿En qué me fijo para elegir yogures y kéfir?

Como siempre, lo primero para elegir cualquier producto es darle la vuelta al paquete, olvidarse de lo que pone en letras grandes y buscar entre la letra pequeña…


En el caso de los lácteos fermentados, como los yogures o el kéfir, me fijo en lo siguiente (de mayor a menor prioridad):

La lista de ingredientes:

  • Que tenga el menor número de ingredientes posible (lo ideal es que sólo contenga leche y fermentos lácticos).
  • Que sea de leche entera (no desnatada, ni parcialmente desnatada).
  • Que NO lleve azúcar añadido (ni nada que termine en -osa), ni edulcorantes.
  • Que no lleve ningún ingrediente que no sepa lo que es o no sepa ni pronunciarlo.
  • A ser posible que no lleve leche en polvo ni lactosa añadidas.

*Otros aspectos: que sea de producción ecológica, que proceda de animales en libertad alimentados de pasto, que el origen de la materia prima sea española, etc… Le aportan un valor extra a cualquier producto si la disponibilidad y la economía lo permiten. (Pero no son criterios imprescindibles para considerarlo estrictamente más saludable).

¿En qué me fijo para elegir bebidas vegetales?

Como siempre, lo primero para elegir cualquier producto es darle la vuelta al paquete, olvidarse de lo que pone en letras grandes y buscar entre la letra pequeña…


En el caso de las bebidas vegetales me fijo en lo siguiente (de mayor a menor prioridad):

La lista de ingredientes:

  • Que tenga el menor número de ingredientes posible (lo ideal es que sólo contenga agua y el cereal, semilla o fruto seco del cual se ha extraído la bebida).
  • Que no lleve ningún ingrediente que no sepa lo que es o no sepa ni pronunciarlo.
  • Que NO lleve azúcar añadido (ni nada que termine en -osa), ni maltodextrina, ni edulcorantes.
  • Que no lleve harinas, ni almidones.
  • Que el porcentaje del cereal, semilla o fruto seco sea decente (no me gusta pagar agua a precio de oro).
  • Que no lleve aceites.
  • Que no lleve estabilizantes/emulsionantes.

*Otros aspectos: que sea de producción ecológica, que el origen de la materia prima sea española, etc… Le aportan un valor extra a cualquier producto si la disponibilidad y la economía lo permiten. (Pero no son criterios imprescindibles para considerarlo más saludable).

¿En qué me fijo para elegir chocolates y cacao?

Como siempre, lo primero para elegir cualquier producto es darle la vuelta al paquete, olvidarse de lo que pone en letras grandes y buscar entre la letra pequeña…


En el caso de los chocolates me fijo en lo siguiente (de mayor a menor prioridad):

El % de cacao (esto sí suele ponerlo en letras grandes…):

  • Cuánto más alto mejor.
  • Mínimo del 85%  (70% para principiantes o si lo buscáis con almendras que es más difícil).

La lista de ingredientes:

  • Que el primer ingrediente sea pasta de cacao.
  • Que el azúcar o edulcorante NO sea el primer ingrediente (y a ser posible que sea de los últimos ingredientes de la lista, que significa que hay menos cantidad de ello).
  • Que no lleve emulgentes. Tampoco pasa nada si lleva alguna lecitina y es el único que encontramos pues nos conformamos, podemos considerarlo un mal menor…

En el caso del cacao en polvo, lo más importante es que realmente sea cacao puro sin azúcares añadidos (ni edulcorantes, ni maltodextrinas, ni nada). Para asegurarnos, debemos buscar la lista de ingredientes y sólo debe aparecer «cacao desgrasado» como único ingrediente.

  • Que no lleve azúcar añadido (ni nada que termine en -osa), ni maltodextrinas, ni edulcorantes.
  • Que no lleve harinas ni almidones.
  • Que no lleve ningún ingrediente más que el cacao.

*Otros aspectos: que sea de comercio justo, de producción ecológica, etc… Le aportan un valor extra a cualquier producto si la disponibilidad y la economía lo permiten. (Pero no son criterios imprescindibles para considerarlo más saludable).