¿En qué me fijo para elegir salsas?

Como siempre, lo primero para elegir cualquier producto es darle la vuelta al paquete, olvidarse de lo que pone en letras grandes y buscar entre la letra pequeña…


En el caso de las salsas de mostaza me fijo en lo siguiente (de mayor a menor prioridad):

La lista de ingredientes:

  • Que tenga el menor número de ingredientes posible (lo ideal es que sólo contenga semillas de mostaza, agua, vinagre, sal y especias como cúrcuma).
  • Que NO lleve azúcar añadido (ni nada que termine en -osa).
  • Que no lleve conservantes, potenciadores del sabor (glutamato), estabilizantes ni otros aditivos o ingredientes que no sepa lo que son o no sepa ni pronunciar.

En el caso de las salsas de tomate frito, ya adelanto que es muy difícil encontrar alguna que merezca la pena, y es una de las cosas que siempre es preferible hacer en casa. Pero en caso de necesidad extrema, si tengo que comprarla, me fijo en lo siguiente (de mayor a menor prioridad):

La lista de ingredientes:

  • Que tenga el menor número de ingredientes posible (lo ideal es que sólo contenga las verduras del sofrito, aceite de oliva virgen, sal y especias).
  • Que NO lleve azúcar añadido (ni nada que termine en -osa).
  • Que no lleve harinas ni almidones.
  • Que no lleve conservantes, potenciadores del sabor (glutamato), estabilizantes ni otros aditivos o ingredientes que no sepa lo que son o no sepa ni pronunciar.
  • Que el aceite sea de oliva virgen.

*Otros aspectos: que sea de producción ecológica, que el origen de la materia prima sea española, etc… Le aportan un valor extra a cualquier producto si la disponibilidad y la economía lo permiten. (Pero no son criterios imprescindibles para considerarlo más saludable).


Si quieres aprender a comer saludable sin volver a hacer dietas puedes hacerlo a través de los cursos online de alimentación saludable.